Home Economía La reestructuración de la deuda externa no es suficiente para salir de la crisis
La reestructuración de la deuda externa no es suficiente para salir de la crisis

La reestructuración de la deuda externa no es suficiente para salir de la crisis

0
0

Bancos de inversión como Fitch, e incluso medios especializados como The Economist, apuntan a que la economía ecuatoriana está en situación crítica, casi al borde del abismo; y se necesitan una combinación de medidas para evitar el descalabro completo.

Según un análisis del banco de inversión Fitch, la reestructuración de la deuda pública, por sí sola, no es suficiente para dar liquidez a las cuentas fiscales y reconstruir la economía.; además, se necesitará más crecimiento y ajuste fiscal, pero las elecciones del 2021 ponen aún más incertidumbre en este campo minado.

En abril pasado, los tenedores de bonos ecuatorianos aceptaron darle al país 4 meses de moratoria (no pago de intereses); mientras se avanza en una propuesta de reestructuración de obligaciones por más de $17.000 millones, las cuales comenzarán a tener grandes vencimientos desde 2022.

El periodo de moratoria termina el 15 de agosto, es decir, el país apenas un poco más de un mes para bajar el peso de los pagos de las deudas vigentes que, de acuerdo con Fitch, representan más del 10% del gasto público anual.

La crisis de iliquidez (caída de ingresos y actividad económica), producida por la emergencia sanitaria de la Covid-19, hace cada vez más urgente la reestructuración de la deuda externa. El banco de inversión asegura que el objetivo principal del Gobierno es reducir entre 45% y 50% el retorno de los acreedores mediante una gran reducción en los pagos de interés y amortizaciones; y una menor reducción en el valor del capital de las deudas

Sin embargo, esto no será suficiente para darle sostenibilidad a las finanzas públicas. Para el Fondo Monetario Internacional (FMI), Ecuador debe lograr un superávit primario de 3.1% del PIB (4 % o más de la situación actual) en 2025. Eso implica menos gasto de capital, menor gasto en salarios, más impuestos y reforma del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Manuel González, economista y miembro del Consejo Asesor Presidencial, recalcó que ha venido advirtiendo “hace rato que la situación es muy complicada y que se requiere un compromiso político para sacar Ecuador adelante. También se requiere que los charlatanes dejen de pensar en unicornios multicolores y miren la situación con seriedad”.

En las circunstancias actuales, insiste en que, por ahora, no queda más que subir. “Más adelante, cuando haya sostenibilidad fiscal, debe reducirse aranceles de importación (que hoy son de los más altos de la región) y reducir/eliminar el ISD”, acotó.

Alta factura del despilfarro

Uno de los más importantes medios especializados, la revista británica The Economist, en uno de sus últimos editoriales, alertó que el Ecuador está en terapia intensiva y con una camisa de fuerza dada por el sistema monetario dolarizado

El balance es nefasto los excesos del gobierno de Rafael Correa, que no han podido ser solucionados en la actual administración de Lenín Moreno, produjeron despilfarro, expansión irracional del Estado y multiplicación exponencial de la deuda con, apenas alguna inversión en infraestructura. En otras palabras, el legado del populismo del socialismo del Siglo XXI es un país destrozado, con bajas reservas, sin el famoso cambio de la matriz productiva, con un gran porcentaje de su infraestructura en riesgo y construida con sobreprecio.

El medio internacional, sin embargo, advierte que, con los votantes probablemente enojados, y un gobierno actual con menos del 19% de credibilidad, a menos que emerja un candidato reformista creíble, se puede preparar el escenario para el retorno del populismo, pero esta vez, una versión sin dinero.

Equipos Serie A Liga Pro Banco Pichincha

P